viernes, 20 de noviembre de 2009

Condiciones mínimas para la democracia


Joseph Schumpeter en Capitalismo, Socialismo y Democracia señalaba que el socialismo reemplazaría al capitalismo, y no por sus fallas como lo creía Marx, sino más bien por sus éxitos: el progreso y las innovaciones se volverán rutina y, entonces, entonces el capitalismo deberá cederle el sitio a un sistema más racional, regido por una autoridad planificadora centralizada. Más allá que ello no se cumpliera, quisiera rescatar algunas nociones sobre democracia.

Para Schumpeter la democracia es entendida como método y para que ella funcione planteaba cuatro condiciones mínimas: uno, que los países tengan gran industria de tipo moderno, es decir, se refiere a las modernas sociedades capitalistas en estado de madurez; dos, las decisiones políticas deben estar en manos de especialistas, lo cual incluye la administración de justicia, al manejo de las finanzas, etc.; tres, un gobierno democrático le es fundamental contar con los servicios de una burocracia bien capacitada y; cuatro, la autodisciplina democrática, la cual implica respeto absoluto por la ley y un alto grado de tolerancia hacia las diferencias de opinión por parte de la ciudadanía (alto nivel intelectual de los electores y elegidos).

Estas cuatro condiciones son las que pueden garantizar la democracia como método según Schumpeter. Si bien es cierto que ello lo manifestó hace más de 60 años –creo que aún sigue vigente- y en otro contexto social y político -me parece que podríamos hacer un ejercicio arbitrario- sobre estas condiciones en nuestra realidad peruana. De tal forma, se pueda recoger algunas pistas hacia dónde se debe apuntalar para mejorar nuestra democracia como método.

Respecto a que la democracia como método sólo funciona en sociedades capitalistas modernas, habría que preguntarnos si estamos en ese camino o si pretende esa vía. Es decir, se postula que tiene que haber “abundancia económica” para satisfacer las necesidades de todos, sólo así funcionaría la democracia. Particularmente comparto parcialmente ello, sin embargo, para que se generen condiciones dignas tiene que asegurarse los recursos económicos. Las cifras nos respaldan ya que tenemos crecimiento económico sostenido, entonces ¿qué falla? al parecer nuestro capitalismo aún es inmaduro por ello es insuficiente.

En cuanto a que las decisiones políticas estén en manos de especialistas (técnicos) y que se tenga una burocracia capacitada y competente, me parece que esta mirada elitista, tal vez se pueda obtener lo que se vienen promoviendo para el estado: objetivos por resultados. La ineficiencia se viene dando precisamente por la ausencia o bajo nivel de especialistas en materia política, sólo habría que añadir que no se debe ceñir sólo a los técnicos, sino también a nivel político (experiencia en la acción); además precisar que esto no depende de la profesionalización sino de la acumulación, acción y práctica en las decisiones políticas. Habría que contar con recurso humano calificado y con expertiz en política, para ello hay que prepararse tanto a nivel intelectual como emocional tal como lo señala Max Weber: “… entre otras cosas el político debe asumir plena responsabilidad personal por la causa que abraza, poseer buen juicio, ser tan sensato como estoico, estar dotado de grandes dosis de energía y resistencia y saber que su trabajo requiere ira y estudio”. De esta forma tendremos políticos de calidad y mejoramos la representatividad.

Y sobre la autodisciplina democrática, es un reto como país para revertir nuestra endeble democracia. El respeto por la ley es indispensable para el estado derecho y es el ejercicio ciudadano quien la cumple y la hace respetar. La igualdad ante la ley debe darse no sólo en el plano enunciativo sino tiene que ser de hecho, ello garantiza contar con ciudadanos libres e iguales. Además la pluralidad y la tolerancia ideológica enriquece el debate, la deliberación y el convencimiento; estos elementos fortalecen a la política y por ende la democracia.