sábado, 28 de mayo de 2011

Promoción del Empleo Juvenil en el Perú


En febrero de este año, la célula parlamentaria Aprista, por iniciativa de César Zumaeta Flores (actual presidente del Congreso de la República), presentó el proyecto de Ley Nª 4663/2010-CR, sobre Promoción del Empelo Juvenil. Este proyecto de Ley propone promover el empleo juvenil. Para efectos de esta propuesta de ley se considera joven al trabajador entre los 15 y 24 años de edad; se precisa ello debido a que según la legislación peruana, la ley Nª 27802 CONAJU (Consejo Nacional de la Juventud), considera a los jóvenes entre las edades de 15 a 29 años.

Este proyecto tiene como marco normativo las políticas nacionales en el Perú: las políticas 14º y 16º del Acuerdo Nacional, Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, Ley del Ministerio de Trabajo, las Políticas Nacionales de obligatorio (DS Nº 027-2007-PCM), Lineamientos de Política Socio Laboral 2007 – 2011 del MTPE (RM Nº 095-2007-TR), Ley de Formación y Promoción Laboral
(DL Nº 728), Lineamientos Nacionales de Política de la Formación Profesional (DS Nº 021-2006-ED), Ley sobre Modalidades Formativas Laborales, entre otros. También se basa en los marcos normativos internacionales, tales como el octavo objetivo del Milenio y la agenda Hemisférica de las Américas 2006 –2015 elaborada por la OIT – Organización Internacional del Trabajo, en la que se definió como objetivo central en relación a la juventud: fomentar su mayor formación y su mejor inserción laboral, del mismo modo el Convenio 122 de OIT sobre la política nacional de empleo.

La presente propuesta de ley de promoción del empleo juvenil en el Perú busca:
1) Promover el primer empelo juvenil, donde se puedan cumplir dos elementos fundamentales, uno: que laboren 48 horas semanales, es decir, ocho horas diarias y; dos, que obtengan sus beneficios sociales (seguro de salud, protección ante el desempleo, Compensación por Tiempo de Servicios –CTS y gratificaciones). Plantea además que bajo esta modalidad las empresas contraten no más del 10%.

2) Se consideren reconocer créditos por el trabajo; los estudiantes de las universidades públicas pueden acreditar, mínimo 20 horas de trabajo o también una certificación por rendimiento laboral satisfactorio, emitido por su centro laboral.

3) Certificación de habilidades laborales, adquiridas en el trabajo o por auto capacitación, ello será bajo criterios del Ministerio de Trabajo.

Estos tres elementos permiten apuntar hacia el primer empleo desde el enfoque de empleo digno, tal como lo señala la OIT, esto se traduce que deben estar en planilla y con los beneficios sociales correspondientes; acercarse y mantener una relación con el sector educativo (universidades públicas) y de forma conjunta, coordinada se promueva y se reconozca el empleo juvenil a través de los incentivos como créditos académicos (máximo 02) la cual coadyuva a la suma de toda currícula y también se les brinde certificaciones respecto a sus habilidades laborales.

Pueden ver el proyecto de ley en el siguiente link
http://www2.congreso.gob.pe/Sicr/TraDocEstProc/TraDoc_condoc_2006.nsf/d99575da99ebfbe305256f2e006d1cf0/f6678c6c878af71005257833006b5404/$FILE/04663.pdf

Sería pertinente además que se tome en cuenta el proceso del PROJOVEN, programa del Ministerio de Trabajo cuyo objetivo es brindar capacitación gratuita a jóvenes de 16 a 24 años, de escasos recursos económicos, facilitándoles el acceso al mercado laboral a través de capacitación técnica orientada a la demanda laboral; de tal forma sumemos experiencias significativas. Mayor información puede http://www.projoven.gob.pe/institucional.php?id=5 .

También se debe visibilizar y tomar en cuenta las diversas experiencias que se vienen dando en los diferentes instancias regionales y/o locales desde los gobiernos municipales, de tal forma se articulen las políticas nacionales con las regionales y las locales. Sobre todo porque existen muchas iniciativas exitosas que se desvanecen por su desarticulación y poca sostenbilidad como política de estado.


El presente artículo es a solicitud de Sabrina Karim (estudiante de PhD en Ciencias Políticas de la University Emory, Atlanta, USA), quien realizará la traducción respectiva.